07 julio 2010

Leo Felton

Esta foto es del arquitecto afro-americano Calvin Felton:


Y esta es de su hijo, Leo Felton:


Leo parece ser de raza blanca, pero es considerado como de raza negra en su ficha policial. También figura en ella que es un terrorista neo-nazi. Podemos decir que ha cumplido el objetivo de Groucho Marx y ha ingresado en un club que nunca aceptaría a alguien como él.

¿Cómo ocurrió todo? La madre de Leo, Corinne Vincelette, que era blanca, monja, y tenía un abuelo judío, colgó los hábitos en los revueltos años 60 y conoció a Calvin Felton, luchador por los derechos civiles, que era mulato y se consideraba a sí mismo como negro. Tuvieron un hijo en 1970, pero después se divorciaron y la madre se lo llevó a vivir a un barrio blanco. También descubrió que era lesbiana y se juntó con una mujer judía. Calvin había estado casado anteriormente con una mujer negra; Leo tiene 5 hermanastros negros y 2 hermanastras negras.

Bien, quizás la madre debería de haberse aclarado antes, pero bueno... el chico salió problemático, quizás por la separación de sus padres o por el carácter de su madre, o porque los niños se metían con él por no tener padre y porque su madre vivía con una mujer. En una pelea de niños fue atacado por dos, uno blanco y otro negro, y el niño negro le llamó "mezclado" o algo parecido, y Leo acabó persiguiéndolo por la calle con un cuchillo, tras lo cual fue internado en un centro para niños "emocionalmente perjudicados" a instancias de su madre. Tiempo después culparía de su mal genio a que tenía dentro de sí un "ADN de negro agresivo", en un claro ejemplo de auto-odio.

Desde los 10 a los 14 años estuvo internado en varios centros. Y cuando estos centros decidían que no necesitaba estar recluído su madre pagaba a un abogado para obligarlos a que siguiera internado. Cuando salió a la calle se sentía tan marginalizado que se hizo punk y pasó del colegio.

El joven Leo acabó en la cárcel tras una pelea con un taxista, a los 19 años. Fue condenado a 3 años, pero acabó cumpliendo 11 por apuñalar a dos presos negros que según él habían realizado "acercamientos sexuales" hacia su persona. Como Leo parecía blanco y se había peleado con dos negros la Hermandad Aria le ofreció su amistad y protección. Claro está que Leo tuvo que mentirles un poco. En lugar de decir que sus abuelos eran negros y judíos se inventó que su ascendencia era en su mayor parte italiana, con un cuarto de inglés. En cierto modo se puso del lado de sus enemigos; la marginación que había sufrido de niño le parecía justificada. Se sentía como "un experimento social de su madre".

El problema era que dentro de su nueva ideología la raza era un hecho biológico. Y para sus nuevos amigos él contaría como negro. Leo pensaba que eso era injusto puesto que él tenía más fé en el nazismo que otros compañeros suyos, rubios y de ojos azules. En 1995 encontró un libro que le dió la solución, "Imperium", del fascista americano Francis Parker Yockey; la raza era algo espiritual y no biológico, el racismo nazi estaba demasiado influenciado por el materialismo del siglo XIX, y si él se sentía blanco y luchaba por la raza blanca, entonces era tan blanco como el que más. Bien, ahora tenía su punto de vista auto-justificado, el problema era que ninguno de sus compañeros había leído a Yockey. Tuvo que seguir mintiendo. No importaba, porque él iba a llegar más lejos con sus acciones que el resto de sus compañeros; su objetivo era provocar la Guerra Santa Racial a base de atentados en cuanto saliera a la calle.






Hola yo chiko dibertido, soy hamigo
de mis hamigos, busco xika fiestera.
Escríbeme.






(La foto es real, es Leo Felton)


Erica Chase, 21 años, estaba metida en el rollo nazi y recibió una foto de Leo Felton desde prisión. Se escribían cartas y le iba haciendo encargos. Según Leo se distanciaba de su mujer las cartas se volvieron más románticas. Erica compró una pistola y viajó de Indiana a Boston para reunirse con Leo cuando esté salió de la cárcel. Había fundado el grupo Aryan Unit One y estaba listo para la lucha armada. En el nombre de Odín comenzaron con los atracos, la falsificación de moneda, y la compra de fertilizante para fabricar una bomba como la de McVeigh en Oklahoma.

Erica pasó un billete falso en una tienda de donuts. Tanto ella como Leo fueron detenidos, era abril de 2001 y faltaba poco para el aniversario de Hitler. La prensa no tardó en publicar la noticia: El nazi era negro. No sólo eso sino que había hecho realidad la recurrente pesadilla racista de un negro que se hace pasar por blanco y seduce a una mujer blanca.

Leo intentó suicidarse en prisión cortándose la yugular con una cuchilla. Por fin había salido a la luz su terrible secreto y era un apestado entre sus antiguos amigos. Claro, que no se puede llamar amigos a quienes sólo están contigo porque eres de su misma raza. Felton ha pasado por tiempos muy duros, incapaz de cambiar radicalmente sus ideas o de pedir perdón. Sólo a partir de 2003 dijo que trataba de buscar su sitio entre la gente de color beige.

Erica Chase, por su parte, que había pasado años planeando matar negros, tras descubrir que el hombre que amaba era negro sufrió un cambio en sus convicciones. Actualmente vive con un hombre jamaicano y tienen una hija. Mestiza, como Leo Felton.


Vivimos en un mundo un poco extraño. En fin, de eso trata este blog.

Fuentes:

http://www.boston.com/news/globe/city_region/breaking_news/2006/12/judges_resenten.html

http://www.boston.com/news/local/massachusetts/articles/2002/07/22/white_supremacists_guilty_of_bomb_plot/

http://www.boston.com/news/local/massachusetts/articles/2001/06/21/couple_plotted_bombing_police_say/

3 comentarios:

GABRIEL dijo...

Excelente artículo. Saludos

Anónimo dijo...

No es negro, es mulato.

Doctor Zayus dijo...

En realidad el mulato es el padre y Leo es lo que los colonos españoles de las Américas llamaban "morisco" (mezcla de mulato con blanca).

Pero para los anglosajones es negro. Para la policía de EEUU Leo Felton es negro. Para sus ex-amigos neonazis es negro.