20 julio 2018

La supervivencia de los más ricos

Douglas Rushkoff, persona que escribe libros sobre tecnología, recibió el año pasado una invitación a dar una charla en un resort privado de super-lujo. Y cuenta ahora su experiencia.

Este hombre pensaba que la charla sería para un centenar de inversores de banca, y que iba a cobrar por ello una elevada cantidad (alrededor de la mitad de su salario anual como profesor) sólo por hablar del futuro de la tecnología. No es que le gustasen especialmente este tipo de charlas, porque en la ronda de preguntas todo va dirigido a dónde invertir los dineros y es gente a la que no le interesa aprender sobre la tecnología en sí misma o su impacto en la sociedad. Pero la pela es la pela.

Al llegar al lugar resulta que la charla consiste en sentarse en una mesa con cinco tipos super-ricos que pertenecen al escalón más alto de los fondos de cobertura (hedge funds) y tras un rato de hablar de chorradas, oh sorpresa, el autor descubre que a estos no les interesa el discurso que traía preparado sobre el futuro de la tecnología sino que vienen con preguntitas.

Y empezaron suaves: ¿Ethereum o bitcoin? ¿Va en serio la computación cuántica? (...) ¿Qué región sufrirá menos impacto con la crisis climática que se nos avecina, Nueva Zelanda o Alaska? ¿Funcionará el proyecto de Google de copiar el cerebro de una persona, y su conciencia sobrevivirá a la transición, o morirá y renacerá como algo nuevo y diferente?

Finalmente uno de ellos explica que está terminando de construirse un bunker subterráneo y pregunta "¿Cómo puedo controlar a mis fuerzas de seguridad después del Evento?", refiriéndose a que cree que podría ocurrir alguna forma de colapso de la sociedad (virus, revueltas, guerra nuclear, etc.). El madmaxismo, vaya.

Y el resto fue una hora dando vueltas al mismo tema. Tenían claro que necesitarían sicarios armados para defenderse del populacho, pero no tenían claro cómo mantener su lealtad cuando el dinero deje de tener valor. ¿Y si los matones deciden elegir a su propio líder? Hablaron de usar cerraduras especiales para controlar el suministro de comida, o de que los guardias llevasen collares "disciplinarios" (¿con un explosivo?), o de usar robots si la tecnología se desarrolla a tiempo.

El autor se da cuenta de que realmente están hablando del futuro de la tecnología, para ellos la tecnología consiste en eso, en mantenerse por encima del populacho. No en hacer del mundo un lugar mejor para todos.

Aquí el artículo original:

https://medium.com/s/futurehuman/survival-of-the-richest-9ef6cddd0cc1

Prosigue con reflexiones de cómo se ha llegado a esta actitud hacia la tecnología, y concluye diciendo que aconsejó a esta gente que tratasen bien a sus subordinados. O que tratasen de evitar ese colapso. Por supuesto los super-ricos no estaban interesados en evitarlo, creen que eso es imposible a estas alturas y que ya sólo pueden preparar su escape.

Aparte del egoismo evidente, creían que no tenían ningún control sobre el futuro. Habían aceptado el peor de los escenarios y hecho sus planes para aislarse, y si es necesario escapar a Marte.

Y ahora mis reflexiones.

No descubrimos nada nuevo, ya sabemos cómo es esta gente. Lo nuevo es que tengan ese miedo. A priori, y a menos que ellos sepan cosas que nosotros no sabemos, yo diría que es un miedo infundado. La gente acepta hoy en día toda forma de tiranía, vive en un aplastamiento cognitivo, acepta la versión de los hechos que les dan los poderosos, y no se espera una revuelta si no la dirigen los propios poderosos. Y si hace falta se puede comprar a media Humanidad para que mate a la otra media.

El problema real sería que el dinero dejase de tener valor, claro. Un escenario que ahora mismo no sé cómo se podría hacer realidad, si no es mediante un colapso de la civilización que no vendrá de un día para otro.

Mis consejos para estos super-ricos serían dos, a elegir:

-Que efectivamente se vayan a Marte. Cuanto antes. La gravedad diferente y la radiación solar harán el trabajo. Es más probable que lancen una estación espacial como en Elysium, pero ello implicaría llevarse bien entre toda la élite, y no es un escenario de colapso total.

-Que aprendan de los faraones, funden una religión en la que ellos sean dioses vivientes, y se hagan enterrar en pirámides. Puede funcionar durante un par de generaciones.

12 julio 2018

Pdro Sánchez, presidente

Las movidas políticas españolas siguen siendo tan animadas como siempre. Es decir, que si a usted nunca le han interesado seguirá la tendencia, y si a usted le ponían de los nervios hace diez años seguirá la tendencia... Nuestra memoria es engañosa. Puede parecer que esto cada vez va más rápido o que la gente cada vez está más agitada, pero en realidad todo sigue igual.

Por primera vez en la historia del régimen actual, eso sí, ha triunfado una moción de censura. ¿Por qué se ha hecho ahora, en 2018 y después de que el PP logre aprobar los presupuestos, y no al poco de comenzar la legislatura, es algo que nunca sabremos. Seguro que detrás de los focos han habido conspiraciones la mar de divertidas.

¿Cómo resumir lo que ha pasado, para la posteridad? Empezaremos por recordar que hubo unas elecciones en las que ningún partido lograba imponer a su candidato. El PP no sumaba, y el PSOE decidió pactar primero un programa de 150 puntos con Cs y proponer a Pedro Sánchez, pero Podemos no se unió a esa maniobra porque no podía apoyar ese pacto neoliberal con Cs. El PSOE hábilmente culpó a Pablemos del fracaso y de que se tuvieran que repetir las elecciones.

Los medios bramaron contra esa repetición. "La gente no quiere volver a votar", "Que los políticos se pongan de acuerdo, que para eso les pagamos un sueldo", y casualmente mucha gente repetía lo mismo que decían los medios. La casualidad.

Pero se repitieron las elecciones y esta vez el PP consiguió el apoyo de Cs y la abstención del PSOE, con lo cual Rajoy volvió a ser presidente. Eso sí, Pedro Sánchez fue defenestrado primero, como si fuera un obstáculo para esta abstención.

¿Qué ocurrió realmente? ¿Fue algo real esta destitución de Sánchez y su posterior victoria, o fue una pantomima para que no se "manchase" apoyando a Rajoy con la abstención?

El PSOE siempre ha sido un partido fiel a la oligarquía, y por lo que hemos visto se deduce que al principio les ordenaron pactar con Cs (para echar a Rajoy y Montoro, con quienes parte de esta oligarquía estaba molesta) y luego les ordenaron dejar gobernar al PP (porque no querían elecciones por tercera vez y aceptaron a Rajoy como mal menor). Es la explicación más probable a lo ocurrido.

Durante el periodo en que Sánchez estuvo destituido se apuntó a que la razón podría haber sido que estaba a punto de lograr un pacto con Podemos y nacionalistas. Bien, pues de ser así le ha costado un poco hacerlo fructificar; Sánchez ganó las primarias en mayo de 2017 y no ha hecho la moción de censura hasta un año después. Así, el momento ha venido a coincidir con una serie de cosas, tales como que los presupuestos para 2019 ya están aprobados por el PP y el PNV, que el PNV luego va y apoya la moción, que Podemos se hallaba en mal momento tras la polémica del chalet de Iglesias, que Cs había subido mucho en las encuestas tras el juicio al PP por la trama Gürtel y corruptelas varias, y que la situación con Cataluña se había deteriorado hasta niveles nunca vistos.

Mención especial cabe para la actitud de Ciudadanos frente a la moción, pasando de la sorpresa y el estupor a un poco más de estupor, con un paréntesis de despiste en medio. Mi interpretación de los hechos, sin prueba alguna, es que cuando el PSOE presentó la moción se quedaron sin saber si apoyarla y pidieron órdenes a los que mandan de verdad. Es decir, que Rivera llamó a Manuel Conthe (ex-presidente de la CNMV y enlace entre Ciudadanos y los que lo financian), este tuvo que hablar con Oliu y otros figuras del Ibex, y atendiendo a las encuestas le dijeron a Rivera "Tú pide elecciones, que las puedes ganar" y este mayordomo de la banca, desconociendo las leyes que impiden convocar elecciones cuando se ha puesto en marcha una moción de censura, se subió al estrado y pidió elecciones.

Otra posibilidad, no del todo reñida con la anterior impresión de nula autonomía por parte de Cs, es que sí conocieran las leyes y aún así reclamasen elecciones con el objetivo de mantener a su caladero de votos indignado y movilizado. ¿Qué ha sido de aquellos que hace dos años decían que no podemos estar votando tantas veces y que los políticos deben ponerse de acuerdo para ahorrarnos ese despilfarro? Ah. La casualidad de que quizás ahora tengan unas ganas locas de ir a votar.

Porque la parte más derechista de las redes sociales está que trina con el resultado de la moción, lo consideran un "golpe de Estado", y piden elecciones cuanto antes. En twitter circula un ingenioso hashtag (#ArteFacha) que recopila una buena muestra de obras que relacionan a Pedro Sánchez con todas las plagas del Apocalipsis y lugares comunes del derechismo español (ETA, Cataluña, Al Qaeda, Venezuela, y el Paint del Windows).

Por otro lado y entrando de nuevo en la especulación personal, no creo que Ciudadanos sean los únicos monigotes de la función, y me temo que esta moción haya triunfado porque otra parte de la oligarquía así lo ha querido. Hartos del espectáculo que se estaba dando con Cataluña y la fuga de empresas se habría decidido hacer un cambio de caras que posibilite una salida dialogada al conflicto. Un conflicto del que se nutría Ciudadanos para crecer, y que les impulsó a crear una "plataforma cívica" de la "España Ciudadana" para disputarle al PP el monopolio de la bandera rojigualda. Algo que ningún partido había logrado, y eso que tanto PSOE como UPyD lo habían intentado. (No cuento en ello ni a Vox ni a las Falanges varias, por ser irrelevantes)

Desde octubre hemos asistido a un aquelarre de banderitas en los balcones que tiene mucho que ver con entender la bandera como un arma que agitar contra un enemigo. La actitud "En tu DNI pone que eres español, jódete", o sea, entender que ser español es un castigo impuesto. Pero los nacionalistas son los demás, por supuesto.

No sólo Ciudadanos ha entrado en depresión al ver que les robaban la merienda. Rosa Díez ha dicho que se unirá a "La Resistencia" contra el gobierno de Sánchez. Esta señora me daba la impresión de ser poco inteligente para dirigir un partido y de tener un ego insufrible, pero ahora también da la impresión de que sufre algún trastorno. Es el juguete roto de la partitocracia. Mientras tanto, Mariano Rajoy, ha dejado la política con su habitual pasotismo. Aunque también pudiera ser que su salida estuviera pactada desde el momento en que empezó la legislatura.

Y, bueno, quizás haya llegado el momento de hablar del gobierno...

Un gobierno que, por desgracia y como cabía esperar, será más bien continuista porque no puede ser otra cosa. Pero que tendrá que jugar a la propaganda y los gestos, al estilo Zapatero, para parecer algo diferente. De ahí que haya más ministras, o se recurra a fichajes mediáticos como Pedro Duque o el ya dimitido en tiempo récord Máxim Huerta.

En fin, sólo nos queda esperar a ver si aparte de los gestos se hace algo por desinfectar TVE, retirar la reforma laboral, o la Ley Mordaza. Y por ver si los que financiaban a Cs se sienten satisfechos con lo que haga el PSOE y dejan de tirar el dinero en semejante pandilla de arribistas y chaqueteros. Y por ver quien sustituye a Rajoy al frente del PP. Quizás Cs acabe como UPyD, quizás sea el PP el que acabe como la UCD. No sé, viendo como está Podemos puede que incluso volvamos al bipartidismo.

26 junio 2018

Materia, de Iain M. Banks

Érase una vez un rey que tenía tres hijos y una hija, a la que consideraba digna de casar con un príncipe, pero en lugar de ello la envió a las estrellas para conocer los secretos de otros mundos. Y este rey no vivía en la Tierra, ni siquiera en un planeta formado por la Naturaleza, sino en un "mundo concha" de esferas concéntricas, fabricado por una especie desaparecida millones de años atrás.

"Materia" es otra novela de ciencia-ficción de la saga de la Cultura, de la que ya he comentado unas cuantas. Pero esta vez, como experimento, en lugar de hacer una crítica de la novela después de leerla voy a escribir una primera parte cuando la tengo leída a mitad, y una segunda parte cuando la tengo acabada.

¿Por qué? Quizás se transmitan mejor las emociones cuando la tienes sin terminar de leer. Y no es que yo sea de ir haciendo spoilers, pero está claro que si hablo de una novela a mitad de leerla es imposible que cuente el final.



Comentario a mitad de camino (12/06/2018)

El rey Hausk ha modernizado el arte de la guerra en el Octavo nivel de Sursamen, un mundo concha, hasta llegar a lo que para nosotros sería el final del siglo XIX. Pero con monturas voladoras, aprovechando la menor gravedad. La guerra de conquista ha unificado el Octavo, pero será traicionado antes de lanzar su asalto al Noveno. Esto pasa en el capítulo uno, así que no cuenta como spoiler.

En esta novela aparecen varias especies alienígenas en muy diferentes estados de progreso tecnológico, y también tenemos el misterio de los mundos concha, con sus niveles, torres de comunicación entre niveles y ascensonaves, soles artificiales rotando y flotando contra el techo del nivel superior... Los puntos fuertes de la novela están claros: Los mundos concha y las varias especies. Space Opera de calidad.

En el Octavo viven los sarlos, que son una de tantas especies humanas o panhumanas de la galaxia, y en el Noveno los deldeynos. Ambos proceden del mismo planeta y son en realidad la misma especie, trasladada a Sursamen para salvarlos del exterminio hace unos siglos. Los oct, una especie más avanzada de seres parecidos a pulpos, afirman ser descendientes de los creadores de los mundos concha, han sido nombrados tutores de los sarlos, y se disputan el control de las torres con los aultridia, una especie evolucionada a partir de parásitos. Pero en el nivel central de Sursamen vive la criatura que llaman el Dios del Mundo, una especie de zepelín gigante y senil. Por encima de ellos están los insectoides nariscenos, y por encima los morthanveld, y luego la Cultura.


Aparte hay varias especies de animalillos, equivalentes de nuestros gatos, nutrias, caballos, bueyes, y dos especies de monturas aladas. Parece ser que los oct ayudan a los sarlos en su guerra, por un motivo oculto y sospechoso. La comunicación entre los oct y el resto es curiosa, se supone que tienen aparatos traductores pero no se entiende bien lo que quieren decir. A fin de cuentas no son humanos, no se manejan bien con los lenguajes humanos. Por otro lado se puede tener una conversación totalmente normal con los morthanveld, que son como bolas con púas.

La princesa Djan Seriy Anaplian se ha convertido en agente de la Cultura, con una serie de implantes que la convierten en una máquina de matar, y ha estado realizando misiones para Circunstancias Especiales. Es curioso que proveniente de una cultura atrasada y poco industrializada se haya integrado en la avanzadísima Cultura al punto de ser agente de CE, que es un puesto al que pocos nativos de la Cultura podrían aspirar. Pero por motivos familiares se ve obligada a volver a Sursamen. Parece un personaje importante pero no está teniendo mucho protagonismo, porque todavía no ha llegado y la mayor parte de la acción ocurre en Sursamen.

Allí tenemos una serie de intrigas y movimientos con el regente, que parece el principal antagonista junto con los cada vez más insidiosos oct, y las maniobras de los dos príncipes supervivientes, Ferbin y Oramen (el hermano mayor murió antes de que comience la acción novelada), y sus escuderos.

Y poco más puede contarse. Reitero que mi impresión está siendo positiva. Supongo que otro lector podría quejarse de que los personajes se ajusten a ciertos clichés (un escudero es prácticamente Sancho Panza), pero no me parece un defecto. Es sólo que están al servicio de la historia que se pretende contar. Y que todavía no sé cual será.

¿Qué espero encontrarme de aquí al final? Pues me gustaría que apareciesen los aultridia, y más información sobre los nariscenos. Supongo que se acabará descubriendo lo que buscan los oct. Hay un epílogo de esos de una o dos páginas que quizás le de la vuelta a todo, como pasaba en "A barlovento". Espero que al finalizar se entienda cual ha sido el tema de la novela. Y en cuanto a los personajes no apostaría por que sobreviva ninguno en concreto, la verdad. Que lo mismo acaba con todos los "buenos" vivos y todos los "malos" muertos, pero que ahora mismo no apostaría por ello.



Comentario final

Bueno, pues ya la he leído entera. Ahora lo lógico debería ser comentarla en conjunto y no centrarme en la segunda parte. De nuevo destacar que el punto fuerte sigue siendo esta ambientación en un mundo concha, y en cuanto a las especies alienígenas me sigo quedando con ganas de saber más. Los aultridia sólo tratan de comunicarse en una ocasión y no llegan a ser descritos, pero disfrutamos de descripciones de las naves y hábitats de los acuáticos morthanveld.

Y sin revelar nada sólo diré que el capítulo final es un clímax que acaba en todo lo alto, siendo el epílogo una breve nota que nos aclara si todo ha salido bien o mal (sin revelaciones de última hora).

Destacar la parte referente a las cataratas del noveno nivel, y tantas descripciones de cosas extrañas, pero como suele decirse que una imagen vale más que mil palabras estaría bien que se hiciera una versión en cine o cómic. Claro que hacerla conllevaría bastantes meses de desarrollo y diseños artísticos.


¿De qué temas ha tratado la novela? El título, Materia, viene de una reflexión sobre si la realidad última es la que nosotros creemos que es real o si vivimos en una simulación. No es que sea un tema principal, sólo se lo plantea un personaje que tiene motivos para estar un poco loco, y además concluye que sí que vivimos en la realidad porque eso explica mejor todas las maldades y crueldades. Quizás la novela trata de esas guerras y manipulaciones que se hacen desde arriba hacia abajo, de cómo se trata a los subordinados (a veces especies enteras) como simple materia, y la poca recompensa que se recibe con ello.

También trata sobre personas que creían que su destino estaba más o menos claro, pero sus acciones y las de otros les apartan del camino previsto.

En cuanto a temática "A barlovento" tenía un poco más de profundidad, y en argumento "Excesión" tenía un poco más de intriga, de modo que "Materia" conseguiría un digno tercer puesto en mi ránking particular de la saga de la Cultura. Muy recomendable para iniciarse en la serie, aunque de nuevo apenas se describe el funcionamiento de esta Cultura y se centra en otras sociedades.

El ránking queda como sigue:

1. A barlovento.
2. Excesión.
3. Materia.
4. El uso de las armas.
5. El jugador.
6. Pensad en Flebas.

Y dejando de lado los dos libros más tangenciales a la Cultura, ya sólo me quedan dos por leer, "Surface detail" y "The hydrogen sonata".

22 junio 2018

Movida en Nicaragua

Reconozco que no estoy al día de los sucesos en Nicaragua. Parece ser que hay unas protestas callejeras contra el gobierno, que la policía se pega con los manifestantes... Y que la prensa del mundo libre ya tiene claro que esto es una película de buenos y malos.

Pues bien, si la misma prensa que aplaudió el golpe de estado en Ucrania y la guerra civil subsiguiente, que nos dijo que los rebeldes yihadistas de Siria eran los buenos, y un largo etcétera en el que entra Venezuela, Libia, los paraguas de Hong Kong, y el silencio sobre el golpe de estado institucional en Brasil, el rescate del FMI a Argentina... Si la misma prensa nos dice que los manifestantes violentos en Nicaragua son los buenos, pues yo tengo claro que no lo son.

Los aficionados a rastrear conspiraciones podrán encontrar lazos entre esta gente que protesta y dinero que viene de EEUU a través de la NED, por ejemplo.

Que gente como Ada Colau reciba una delegación de esta "contra nicaragüense" es una muestra más de que esta señora o no se entera de la política internacional o se vendió hace mucho tiempo.

16 junio 2018

Dos en un burro

Una de las historias del conde Lucanor, escrita en el siglo XIV, es la de "Dos en un burro". Suponemos que historias parecidas se escribieron en otras épocas y lugares, pues aluden a la naturaleza humana, la cual no presenta variaciones espacio-temporales.

¿Por qué recordarla ahora? Bueno, ejemplos no nos faltarían para acordarnos de ella, basta con entrar en redes sociales y ver cómo se ataca a algunas personas digan lo que digan. Y da la sensación de que son críticas que lo único que persiguen es hacer la crítica, sin un criterio coherente detrás, o haciendo suposiciones sobre lo que realmente ha querido decir. El hecho de criticar parece otorgar una suerte de superioridad moral: "Yo critico porque tengo el poder (y la obligación)". O bien se critica a alguien que te cae mal haga lo que haga, una cosa o la contraria.

El resumen de "Dos en un burro" es como sigue:

Un hombre y su hijo tienen un burro y deciden ir al mercado a comprar unas cosas, llevando el burro para traerse la carga. Al principio van a pie y el burro no lleva carga alguna, y cuando se cruzan con la gente todos murmuran "Mira que tontos que llevan el burro descargado y ellos van a pie". Deciden que el hijo vaya a lomos del burro para evitar las críticas, pero las siguientes personas que encuentran murmuran "Mira el joven en burro y su padre que es mayor a pie". Deciden cambiar y se sube el hombre mayor al burro y la gente dice "Mira el padre subido al burro y el chiquillo que no tiene apenas fuerzas condenado a caminar". Deciden subirse los dos al burro y el comentario pasa a ser "Mira esos dos maltratando al pobre burro que está tan flaco y no puede con ellos".

La moraleja viene a ser que hagas lo que hagas no se puede contentar a todo el mundo.

Dan ganas de preguntar "Bueno ¿Y qué haríais vosotros que tanto os gusta criticar?"

Y es una pregunta que podríamos hacer también a algunos críticos de obras de ficción. Que a lo mejor es la razón que me ha impulsado a escribir todo esto, aunque la sociológica sería motivo suficiente.

Hace un tiempo estaba reflexionando sobre los clichés de personajes ficticios (por ejemplo, la banda de cinco, donde cada personaje de los cinco cumple un rol muy determinado para dar flexibilidad al grupo) y sobre el concepto de "personaje femenino fuerte", sobre todo acerca de la crítica hacia algunos de estos personajes de que "en realidad son un personaje masculino al que han cambiado de sexo". La verdad es que este último cliché suena un poco raro, uno no sabe si tienen razón o todo lo contrario por juzgar que una mujer no puede comportarse de cierta manera sin dejar de ser mujer.

Y después encontré un artículo sobre clichés de personajes femeninos que horrorizaban a la autora o autoras del artículo. No recuerdo cuantos clichés eran, tal vez 18, pero daba la sensación de que estaban describiendo a todos los posibles personajes, y ninguno les parecía bien.

Ya sé que no van a leer este artículo, pero vamos, estaría bien que hicieran una recopilación de los clichés que sí les gustan. Porque las críticas, cuando son tan extensas y no ofrecen un contrapunto a lo criticado, dan la misma sensación que los que murmuraban sobre los dos tipos y el burro.

31 mayo 2018

Frikadas: Los cambiazos

¿Es la comunidad friki refractaria a los cambios? ¿Tiene lógica que se quejen de que una adaptación de un cómic al cine ha cambiado de raza a un personaje, o su historia, o su personalidad?

Arduas preguntas que quedarán sin respuesta, o que traerán respuestas con las que no todo el mundo estará de acuerdo.

No tengo afición a colocarme etiquetas, allá los demás si consideran que me merezco alguna, así que nunca me he considerado "friki". Pero me he rodeado de gente que sí se consideraba como tal, y aunque en todo grupo es imposible que todos coincidan en los mismos gustos es obvio que hemos compartido algunos.

También me parece que con el paso de los años el concepto de friki ha cambiado un poco. Antes era una selecta minoría que se recreaba en su diferencia con los "normales", y tenían cierto nivel de cultura y conocimientos sobre varias temáticas. Y ahora me da la sensación de que es una etiqueta que se puede poner cualquiera que haya visto una peli de Marvel o dos episodios de "Pokémon". Al final el esfuerzo del frikismo por volverse popular y aceptable ha atraído a gente que no lee ni cómics ni libros siquiera, y futbolistas que se tatúan su nombre en élfico. Y no digo que sea bueno ni malo, sólo comento esta impresión.

Recuerdo esa era de sequía de cine superheroico. En realidad siempre se han hecho películas de superhéroes, como aquella de "Superman" en 1978, la de "Batman" en 1989 y sus varias secuelas en los 90, así como otras menos exitosas como "The Shadow" o "The Phantom", la aborrecible "Spawn" de 1997 o la animada "Blade" de 1998... Pero teníamos la sensación de que no se estaba haciendo casi nada (recibimos Blade como una peli de acción más sin relación con un cómic), y lo que se hacía era bastante mejorable. Pasamos los años 90 soñando con que la "Patrulla X" tuviera su película, e imaginando el cásting de estrellas (por ejemplo, Rutger Hauer como Magneto).

Para que ustedes se hagan una idea, cuando en el 2000 se estrenó "El protegido" de Shyamalan, salimos del cine encantados de haber visto una de superhéroes por fin y por sorpresa (la vimos de estreno sin saber de qué trataba, sólo porque era del director de "El sexto sentido" y salía Bruce Willis). Unos meses después se estrenó "X-Men" y el resto es Historia. Ahora el género de superhéroes está afianzado y es de los más rentables.

El caso es que "X-Men" ya mostraba una adaptación con bastantes diferencias con los cómics. Lobezno no era un tipo bajito con un traje amarillo, sino un señor tirando a alto con un traje negro, y el personaje de Pícara parecía mezclado con el de Júbilo... Pero bueno, no recuerdo que hubiese mucha crítica por ello. Bastante era que se había llevado el cómic al cine como para encima andar quejándonos.

Sería ridículo, por parte de los fans, esperar que una película con actores sea una versión animada del cómic. No se suele adaptar una historia concreta de forma fiel y exacta (incluso "300" tenía sus licencias), porque no se puede, porque conviene más hacerlo de otra manera, o porque un listo ha tenido una idea mejor. La adaptación es una obra nueva, y si bien no es una creación ex nihilo sí tiene una entidad propia, con padres creadores diferentes que darán a luz una criatura diferente.

¿Pero si cambian demasiadas cosas deberían cambiar el nombre a la obra? Bueno, si fueran honrados sí, supongo que si alguien compra la marca puede hacer con ella lo que quiera, pero si llega un momento en que cambia tantas cosas que la desvirtúa... ¿Pero cómo juzgar cuando ha llegado ese momento? Es como la historia del navío de los Argonautas que exhibían los antiguos griegos... Obviamente con el tiempo le tuvieron que ir cambiando piezas, y puede que al final ninguna de las piezas exhibidas fuese original. ¿En qué momento dejó de ser el navío de los Argonautas? Las células de nuestros cuerpos también se sustituyen con los años y... Bueno, me he desviado del tema. Es la edad.

Recuerdo que antes del estreno de "Daredevil" me llegó un e-mail con el título "Kingpin es negro", de alguien a quien no le había parecido bien que se cambiase de raza al villano. Bueno, a mi me da igual, considero que es un personaje que no está definido por su color, y querían contratar a un actor que fuera a la vez grandote y medianamente conocido, y no tenían mucho donde elegir.

Me llama la atención que algunos frikis se quejen por estas cosas, la verdad. Y luego dicen que se montaría un buen pollo si fuese al revés y un actor blanco interpretase a un personaje negro. Pues no está tan claro, porque para "Ghost in the Shell" contrataron a una blanca para hacer un personaje que en el original era japonesa, y no es la única vez que se ha hecho un cambio blanqueante. Y me sigue pareciendo igual de bien una cosa que otra. La marca es suya y contratan a quien les de la gana, y van a vender más con Scarlet Johansson que con una actriz japonesa. Y si quieren fichar a Idris Elba para hacer de Heimdall pues me parece bien también.

Esto me recuerda a los conejos domésticos, si les cambias la marca del pienso se vuelven locos y no quieren probar el nuevo. Son muy maniáticos. Algunos frikis me recuerdan a los conejos. Supongo que la personalidad tipo de los frikis es más propensa a ser reticente a los cambios, por algún rollo psicológico de esos que salen en los test Myers-Briggs.

También me hace gracia cuando algún friki critica una película antes de verla, todo indignado. Primero, porque casi seguro que irá a verla de todos modos. Segundo, porque aunque consiga hacer un pequeño boicot estas películas ya no se hacen para una minoría friki hardcore sino para un gran público, generalista o friki light.

Y esa es un poco mi reflexión sobre el tema. Son películas, es otro medio, son otros creadores, es lógico que sea diferente.

18 mayo 2018

Música: Guerra de Vietnam

Mi generación estuvo en la guerra del Vietnam. No físicamente, desde luego, porque la guerra ya había acabado antes de que llegásemos a la edad de reclutamiento, pero sí en un sentido espiritual y cultural.

Los yanquis perdieron la guerra y trasladaron el trauma a la ficción. Como colonia de EEUU recibimos su propaganda, y muchos varones preadolescentes soñaban con ser Boinas Verdes y adentrarse en la jungla a disparar a los charlis con un M16.

En el plano musical vamos a visitar algunos daños colaterales de esa guerra.

Primera parada, 1966, la balada de los Boinas Verdes. A continuación la versión original, aunque pueden encontrar una versión en español aquí: Ballad of the green berets - RARE VERSION IN SPANISH



Era la primera fase de la "operación policial" de EEUU en el sudeste asiático, en la época en la que John Wayne podía hacer una película patriótica sobre el tema y parecía tan limpia moralmente como un western.

La segunda parada es Woodstock. Aquí ya tenemos oposición al reclutamiento forzoso, entre los asistentes al concierto habría jóvenes que podían ser llamados a filas.



La canción es de 1967 y el concierto de 1969. Jipis melenudos que no quieren ir a matar amarillos ni volver en ataúdes. Una actitud francamente antipatriota.

De este género de las canciones protesta hay abundancia de ejemplos. En aras de la brevedad no pondremos ninguno más. Baste con decir que el sentimiento contrario a la guerra iba creciendo, con sus manifestaciones, los que huían a Canadá para no ser reclutados, los testimonios de atrocidades cometidas por el ejército yanqui, la cantidad de soldados muertos...

Y la guerra acaba en 1975. Los veteranos sufren problemas, el país sufre una crisis de autoestima, y el cine nos recuerda lo mala que es la guerra. Hasta que los patriotas recuperan poder político y mediático para volver a su discurso original, la guerra era necesaria y perdimos por culpa de políticos que no nos dejaron ganar. O, por el lado más moderado, centrarse en que los soldados eran pobres chavales metidos en un jaleo a la fuerza o engañados, inocentes que estaban ahí esquivando balas (bueno, y matando un poco, pero a desgana y sin maldad).

Es cuando en las colonias vamos mamando esta cultura guerrera y sus historias de ex-combatientes, "Rambo", "Desaparecido en combate", incluso "El equipo A". Todos los héroes de acción han luchado en Vietnam, es donde se han convertido en hombres de verdad y aprendido todo lo que saben.

Es el momento en el que puede aparecer una canción sobre un marine que regresa de la muerte para ayudar a sus compañeros, "Camouflage" (1986). Una rareza divertida y épica que ofrecemos a continuación. Jungla, charlis, armas encasquilladas, napalm, y balas que vienen con tu nombre.



Los años 80 pasan y los veteranos cada vez son más viejos. Y como suele decirse, "Comedia = Tragedia + Tiempo". Se pueden hacer parodias como "Hot Shots 2", y en el plano musical lo del Vietnam ya sólo da juego para cosas como "Rambo Total" (1996), donde un imitador de Rambo nos informa de que tiene miedo, esto es un infierno, y no siente las piernas.



Como nota final, recordar que Rambo nunca dijo "No siento las piernas" sino que cuenta cómo a un amigo le volaron las piernas y no las encontraba. Y con esto acabamos, espero que les haya entretenido y recuerden que allí en Vietnam estuvimos todos de una forma u otra. Y fue muy duro, pero a veces deseamos volver por unos instantes. Allí manejábamos millones de dólares en equipo y aquí no nos dan empleo ni de lavacoches.

06 mayo 2018

Apropiación cultural

Es evidente que en nuestra sociedad todavía hay racismo. ¿Cómo me iría en las entrevistas de trabajo si mi aspecto fuera de gitano? ¿Recibiría muchas ofertas si en mi CV mi nombre de pila fuese Mohamed? Bueno, seguro que a ustedes se les ocurren muchas situaciones de discriminación, aunque también se han dado cuenta de que no se trata igual a un negro norteamericano con dinero que a un negro africano sin dinero.

A poco que tengamos empatía nos damos cuenta de que hay que luchar contra el racismo. Por desgracia esto de la empatía no abunda, y el cerebro humano tiende a hacer distinciones tribales. Tampoco ayuda que algunos medios de comunicación estén en manos de gente racista [1], que cuando hay un suceso sólo destaca la nacionalidad o raza de los agresores cuando no es española, pero no lo destaca en el caso de las víctimas.

¿Pero cómo luchar contra el racismo? Parece una tarea complicada. ¿Hay que ser abogado y pleitear? ¿Hay que ser dueño de un medio de comunicación? ¿Algo más sencillo? Se puede empezar por tratar a las personas como individuos, cada cual con su circunstancia, y exigir que se mejoren las circunstancias de todos los individuos. Para el pensamiento racista los genes están por encima de toda circunstancia vital, y si dejamos a un bebé chino en una isla desierta piensan que acabará comiendo con palillos porque lo lleva en la sangre.

Y así llegamos al tema del artículo: El concepto de "apropiación cultural". Por culpa del posmodernismo hay gente que piensa que luchar contra el racismo es evitar que se puedan sentir ofendidas personas de grupos oprimidos (aunque la persona como individuo no haya sufrido esas opresiones, lo que cuenta es la pertenencia tribal a un grupo). Y creen que estas personas se ofenderán si ven que personas de otros grupos se "apropian" de "su cultura". Cultura que a lo mejor piensan que se lleva en los genes, por cierto, lo que paradójicamente convertiría el concepto de "apropiación cultural" en una idea racista.

Por ejemplo, la teoría de la apropiación cultural dirá que sólo te puedes hacer trencitas en el pelo si eres de raza negra, y que si una persona de otra raza se hace trencitas está faltando al respeto y además ignorando un profundo sentido cultural que tiene llevar esa estética, aunque ahora mismo no te sabría explicar en qué consiste y ninguna persona negra se haya sentido ofendida. Antes pensábamos que era racista pensar eso de que si eres de tal raza sólo te puedes vestir y peinar de una manera, pero ahora esta gente ha descubierto que era al revés, que borrar las diferencias sería racismo y que lo bueno es mantener los estereotipos raciales.

Porque lo que realmente les importa es ponerse la medallita y decir que están luchando por un mundo mejor. Quieren casito, y creen que ganan puntos por señalar a los demás lo que están haciendo mal. Supongo que la mayoría aún son recuperables, y que ese deseo de mejorar las cosas se podría canalizar hacia algo útil que no recuerde a la Inquisición, pero para ello deberían reflexionar un poco sobre si lo que están haciendo es útil para la causa o están consiguiendo los efectos opuestos.

¿Existe algún caso real en que una persona esté legitimada en ofenderse por una apropiación cultural? No lo descartemos a priori por cuatro idiotas, vamos a pensar en ello.

Lo de "legitimada" lo digo porque ofenderse se puede ofender cualquiera por cualquier cosa subjetiva, de lo que hablamos es de si existe una razón objetiva.

Un ejemplo de los que se suelen manejar es lo relacionado con las creencias espirituales, por ejemplo que alguien por moda o estética luzca símbolos religiosos sin ser creyente. Bueno, ahí tenemos que reconocer que sí que puede haber un motivo de ofensa, aunque no siempre. Dependerá del significado que ese símbolo tenga en esa religión y de cómo se esté usando. Así que tampoco sería una regla válida en el 100% de los casos. Por ejemplo, si un ateo lleva un crucifijo no creo que un católico tenga derecho a ofenderse, pero si se lo mete por el culo sí que tiene derecho a ofenderse. Aunque a eso yo no lo llamaría "apropiación cultural", habiendo otras palabras para definirlo.

Una "apropiación religiosa" (palabra que no usarán en lugar de cultural) sería que alguien llevase kipah sin ser judío, o el turbante sij o el brazalete kara sin haber hecho los votos del khalsa.

Otro ejemplo, que alguien pretenda ser un chamán sioux sin ser de raza sioux, y esté cobrando por hacer ceremonias. Bien, ahí o bien se le puede llamar estafador, o bien podría haber aprendido de un auténtico chamán sioux, en cuyo caso estaría en su derecho y sería estúpido criticarle por no ser de la raza correcta. Lo mismo si ha aprendido kung-fu sin ser chino.

Otro ejemplo, disfrazarse de estereotipo racial para ridiculizarlo. Pues es una actitud racista, pero no es una "apropiación" de nada. ¿Por qué inventar palabras nuevas? También es machista, dando otro ejemplo, que hombres aprovechen para vestirse de mujer en carnavales y escenifiquen con ello su idea de "todas putas". Pero no lo llamamos "apropiación sexual".

¿Vender cosas inspiradas en tal o cual artesanía nativa? Bueno, es una explotación de unos elementos asociados a una cultura, cierto. Como hay dinero por medio será un tema delicado, pero no acabo de ver creíble que por ser de tal raza te tengan que pagar un porcentaje de todo lo que se fabrique basado en un diseño de tus antepasados.

¿Ser un pijo y hacer flamenquito? Eso es postureo.



Así pues, por resumir, creo que el concepto de "apropiación cultural" debería desterrarse, aunque hay casos de "apropiación religiosa" indebida, y una serie de conductas racistas que se puede calificar como tales sin camuflarlas con el adjetivo "cultural". También es posible que alguien, sin pretenderlo, ofenda a otra persona, y que se puede aprovechar para explicar las cosas y mejorar la empatía y la convivencia social sin que parezca que estamos protestando para llamar la atención o ganar puntos en el juego identitario posmoderno.

También creo que los progres que se preocupan por estas cosas son mejores que los carcas, y que esa preocupación se puede reconducir hacia una lucha más efectiva.

Y que casos como el de un chino-americano linchando en Twitter a una blanca por ir al baile de graduación con un vestido de inspiración oriental son el ejemplo que decía antes de payasada que va a conseguir el efecto contrario.




[1] "En la primera reunión a la que me convocaron, me encontré a Pablo Mayo, a su socio, a Roberto, a Salazar y a Javier Martínez, jefe de sucesos del periódico Las Provincias, ultraderechista y amigo íntimo de Roberto."
https://www.diagonalperiodico.net/libertades/fortuna-del-negocio-la-prostitucion-va-grupo-minoritario-ultraderechista.html

25 abril 2018

La empresa privada

Se habla mal de los funcionarios desde tiempo inmemorial. La colección de tópicos es conocida (vagos, inútiles) pero sobre la empresa privada y sus muchas deficiencias no se habla tanto. ¿Es todo perfecto en la empresa privada? ¿Reina la meritocracia?

Porque el empacho mental llega hasta el punto de que se considera una virtud que los políticos tengan experiencia en la empresa privada, pero obviamente no como currelas del montón (eso sería más propio de países comunistas), aquí lo que se valora es que hayan montado o dirigido una empresa, que para algo vivimos en una dictadura capitalista. Crear una empresa le daría al político un halo de "emprendedor" que crea empleo y riqueza de la nada (a no ser que sea Pablemos, que entonces es motivo de investigación por si ha pagado en negro), y gestionarla es para el rebaño periodístico la única manera de que sepan lo que es una nómina y las dificultades que sufren los empresarios en su desinteresado afán por dar dinero a la plebe.

La confusión mental entre lo público y lo privado va siempre en la misma dirección; colocar a un empresario millonario al frente de lo público es positivo (como es tan rico no robará, Berlusconi y Trump ganando elecciones con esa idea), pero colocar a un funcionario al frente de una empresa ya no lo es tanto. ¿No sería mejor que cada uno se quede en lo suyo? No, que va, hay que dirigir el país como si fuera una empresa aunque sean dos mundos diferentes. Y si el gestor de lo público desprecia lo público todavía mejor.


(En un "sorprendente" giro posmoderno los progres optan por criticar que en esta portada todas las figuras sean masculinas, sin entrar en el fondo del asunto.)

¿Cual es la ventaja de la empresa privada? ¿La disciplina que supone poder despedir a la gente, hacerles trabajar horas extra sin compensación, encadenar contratos temporales en fraude de ley?

Por mi experiencia trabajando en varias empresas privadas puedo asegurar que no veo mucha meritocracia. En primer lugar la mayoría de dueños de una empresa, no digo todos pero sí la inmensa mayoría, tienen como único mérito el que sus padres tuvieran dinero. A partir de ahí los estudios, los contactos, etc. Si en la empresa privada hubiera meritocracia sería fácil que una persona sin dinero pero con capacidad pudiera obtener préstamos para montar su empresa, sin tener que arriesgar lo poco que tenga, y devolverlos cuando lleguen los beneficios. En lugar de ello tenemos una legión de "emperdedores" arruinados por muy listos y capacitados que fuesen (que tampoco creo que lo fuesen la mayoría).

Generalizando siempre, tanto como se hace con los funcionarios... ¿Tus jefes sabían más que tú, hacían más horas, de verdad tenían más mérito que nadie? Me refiero al dueño de la empresa, no al encargado. Por mi experiencia ni saben ni pasan más horas que el resto en la oficina. No todos eran ricos de familia, uno de los primeros que vi había dado el braguetazo y el rico era su suegro. Otro llevaba quebradas tres empresas (tremendo mérito), pero debía tener alguna habilidad para negociar capitales, eso sí.

¿Y ascender por méritos? ¿Es que eso no ocurre?

Bueno, en las empresas hay ascensos, cierto. Pero el mérito que más pesa es la fidelidad al jefe. Ascienden antes los pelotas, los que le caen bien, los que son buenos perros guardianes, los que tienen estómago para abandonar a sus compañeros y apretarles las tuercas. Estos sí que hacen más horas, se créen que van a heredar la empresa, hacen el trabajo sucio de mangonear a la plebe.

Los encargados tienen una forma de mérito. Consiguen exprimir a los subordinados para que sean más productivos, o su cabeza puede rodar. Si entendemos la meritocracia así, pues vale. ¿Pero usted votaría a un tipejo así acostumbrado a lamerle el culo al jefe? ¿Le va a representar a usted, pobre votante anónimo que se crée que le está pagando el sueldo con sus impuestos? Ya les adelanto que no, que su sueldo depende de otras personas.

¿Entonces la empresa privada es más productiva? Hay gente que está ahí calentando el asiento y viendo el Marca en la pantalla, o jugando con el móvil. A menudo se valora que los trabajadores estén mucho tiempo sentados aunque no hagan nada de provecho. Sí, tenemos que cumplir algunos objetivos, pero no nos flipemos, yo puedo tener mucha faena una semana y pasarme dos de relax. Mucha gente no rinde por las tardes, daría casi igual que se fueran a su casa antes. Otros no hacen casi nada hasta que no almuerzan. Se podría hacer la misma faena con menos horas. También están los enchufados de turno, o los que se llevan bien con el encargado y tienen algún privilegio no relacionado con su eficiencia. No sólo ocurre en el sector público.

La obligación del preso es fugarse, y la del trabajador escaquearse todo lo que pueda para recuperar la plusvalía que le roba la empresa. Esto es así en todas partes. El funcionario típico sólo tiene más impunidad para hacerlo.

Por no hablar de que en una economía capitalista toda la actividad productiva está al servicio del capital, esto es, puede que algo sea necesario o deseable pero no se hará si no da beneficios inmediatos. En cambio, si vender humo da dinero pues se vende humo y se fabrica humo. Se construyeron pisos que no se iban a poder vender, se alimentan burbujas que acaban reventando, etc. Podría haber una persona con talento para hacer algún avance científico o médico, pero como no hay dinero para que se pase diez años investigando pues no se investiga. El Sistema en sí no es eficiente.

A la hora de criticar al funcionariado también hay dobles raseros. Por ejemplo, el ejército no recibe críticas y es donde más posibilidades de corrupción hay (digamos que se emiten facturas muy infladas). No se puede hablar igual de funcionarios de ventanilla, que de médicos, profesores, policías, bomberos... Porque cada grupo tiene sus particularidades.

En conclusión, sin negar los defectos del trabajo público dejemos de pensar que la empresa privada es tan modélica. Y lo de desviar la atención y decir que esto que hablamos sólo pasa en las empresas españolas y no pasa en los países serios... Me temo que es algo universal y que no existen esos míticos "países serios" tan queridos para los cosmopaletos, pero eso da para otro artículo.

16 abril 2018

Un Currículum triunfador

Siempre pegado a la actualidad y víctima de la titulitis galopante, adjunto las siguientes modificaciones a mi Curriculum Vitae, para que los lectores sepan que no están leyendo a un pollastre cualquiera. Escrito con la máxima sinceridad y humildad.


Doctorados
  • Doctor en Teología y Filosofía por la Universidad de Cambridge (2005)
  • Doctor en Física por el MIT (1999)
Masters
  • Máster de Ciencias Políticas por Harvard (2015)
  • Máster de Economía y MBA por la London School of Economics (2008)
  • Máster de RuneQuest por la Universidad Politécnica de Valencia (2000)
Premios, honores, títulos nobiliarios, etc.
  • Gran Duque de Toscana
  • Caballero de la Orden de Malta
  • Vencedor del Kumite de Hong-Kong en 1998
  • Orden del Mérito Militar por el ejército serbio (1995)
  • Co-fundador de los "Hermanos de la Luz", secta destructiva y lucrativa (1994)
  • Semifinalista premio Planeta en categoría juvenil (1991)
Publicaciones
  • "Gnostic leanings and radical politics in Medieval East; Hashashim and Roshaniya examples", Anthopological Review
Áreas de interés
  • Todo lo relacionado con el arte de matar gente
  • Coctelería
  • Arqueología
Habilidades adicionales
  • Mover las orejas
  • Coctelería
  • Nigromante nivel 20
Idiomas
  • Inglés (bilingüe)
  • Latín
  • Esperanto
  • Alemán
  • Serbocroata
  • Klingon