24 abril 2014

Posible solución al fraude de la homeopatía

Puede ser que el lector no sepa en qué consiste la homeopatía. He encontrado gente que creía que se trata de "remedios naturales". No es eso. Homeopatía es diluir una sustancia hasta que no quede nada de la sustancia, hasta que sólo quede agua, y se le añade azúcar, y se vende como si fuera una medicina, y la gente lo toma y  por efecto placebo algunas notan una leve mejoría. Lo de las plantas se llama "fitoterapia". La homeopatía es un fraude que se admite hasta en las etiquetas y prospectos:


No dejen de visitar Con Q de Química para un análisis de este prospecto.

Bueno, vamos al grano.

Si esto es un puto fraude ¿Qué podemos hacer para solucionarlo? ¿Prohibir la homeopatía? ¿Y la gente que necesita un placebo qué? ¿Es que nadie piensa en esa gente?

No se alarmen. Hay una solución para todo. Incluso para la muerte, pero esa la comentaremos otro día.

Cada pastilla de 1 gramo del medicamento cuyo prospecto hemos visto antes vale casi 1 euro. Dado que los únicos ingredientes son lactosa y sacarosa es seguro que dan mucho beneficio a la empresa.

Existe la idea errónea de que las farmacéuticas se oponen a la homeopatía, porque sólo piensan en hacer dinero y la homeopatía es guay... En realidad si a estas alturas hay alguna malvada empresa farmacéutica que no esté forrándose vendiendo homeopatía sería la excepción. Lo mismo pasa con las farmacias, saben que están vendiendo placebos y apenas queda alguna que no anuncie que vende homeopatía. Es parte del sistema, no es anti-sistema en absoluto. Y se publicita y recibe apoyo porque hay negocio.

La idea es acabar con ese negocio a base de... Genéricos producidos por el Estado.

Se trataría de usar agua del grifo, empaquetar sacarosa y lactosa, ponerle un nombre y una cajita que parezca medicinal, y venderla al precio de coste. Porque no se puede patentar un "remedio homeopático", ya que no contiene principio activo, todo el mundo puede fabricarlo sin pagar licencias.

La caja de 30 euros de marca Boiron pasa a ser una caja de 10 euros de marca Gayofaloquer. Y digo 10 porque podría valer menos, pero perdería efecto placebo si el usuario la ve demasiado barata.

La idea sería tirar los precios, arrasar con el mercado, hasta que las propias farmacéuticas vean que:

1- Ya no venden sus productos homeopáticos.
2- Les entre miedo de que por culpa del uso de la homeopatía la gente deje de comprar las medicinas que curan de verdad y que ellas también venden. Bueno, las únicas que venden ya.
3- En vez de gastarse dinero en promover la pseudociencia porque les sale más barato vender sacarinas, lo gasten en informar a la gente sobre que la homeopatía ha sido un fraude desde el principio.

Para que este plan funcione habría que poner a una persona honrada y bien informada en el Ministerio de Sanidad. Es la pega que tiene. ¿Y al final cómo quedaría la cosa, bien o como al principio? Pues no lo sé, pero todo lo que sea tocar los huevos a las empresas que se lucran veniendo sacarinas será una buena obra que tendrá su recompensa en una próxima reencarnación.

2 comentarios:

Alejandro Ayuso dijo...

Buena idea! El Estado debería controlar todas las estafas al igual que hace con las loterias.

Acabamos con el deficit en 6 meses.

Anónimo dijo...

MaGUFOS PELIGROSOS. https://twitter.com/DrGBasauri