01 octubre 2013

Look to Windward, de Iain M. Banks


La Cultura es una utopía anarquista que se extiende por la galaxia. Sus ciudadanos tienen todo lo que desean y son libres de todas las opresiones y problemas contra los que lucharon sus antepasados. Sus vidas no son material para escribir una novela, por lo tanto Iain M. Banks nos lleva a un momento en el que la Cultura ha tratado de ayudar a una especie menos evolucionada y ha fracasado, provocando una guerra.

Los Chelgrians son unos seres peludos, que se alzan sobre tres patas y tienen dos brazos. Descienden de depredadores, y su sociedad sigue un sistema de castas. El intento de la Cultura de acabar con el sistema de castas provocó la guerra, y en la guerra murió Worosei, la esposa de Quilan, quien desde entonces sólo desea la extinción... Porque los Chelgrians guardan su estado mental en un artefacto llamado Soulkeeper, y pueden vivir después de la muerte en un entorno virtual, pero el de Worosei no ha sido encontrado.


Antes de la guerra, el famoso compositor Mahrai Ziller se exilió de la sociedad chelgriana y vive en un orbital de la Cultura llamado Masaq' junto a 50 mil millones de seres. Quilan viajará para pedirle que regrese, pero todos sabemos que tiene una misión secreta aunque él mismo no sabe en qué consiste. Como prevención contra la lectura mental que pueden hacer las Mentes de la Cultura (unos super-computadores) su memoria ha sido borrada selectivamente y la irá recuperando en forma de flashbacks cuando se acerque a su objetivo.

Hay más personajes, como el embajador Kabe o un naturalista perdido en un planetoide artificial, algunas historias cruzadas... Y al fondo de todo está el Hub del orbital, una Mente que luchó en una guerra hace 800 años, y en una batalla en la que dos estrellas estallaron. Ahora la luz de las Novas Gemelas llegará al orbital de Masaq' y el Hub ha encargado a Ziller que componga una sinfonía para tocarla en el momento cumbre del estallido.

La novela trata temas como el exilio, el luto, el suicidio, la búsqueda de emociones en un entorno en el que no existe el peligro, la justificación del asesinato por reglas religiosas o costumbres ancestrales, y la posibilidad de crear un paraíso habitado por simulaciones informáticas de las personas fallecidas.




En cuanto al origen del título, que se podría traducir más o menos como "Mirar a barlovento", está en un poema que debió gustarle al autor. Poema del que sacó otro título: Pensad en Flebas.
"Flebas el Fenicio, muerto hace quince días,
olvidó el chillido de las gaviotas, y el oleaje del mar profundo
y la ganancia y la pérdida.
Una corriente submarina
descarnó sus huesos en susurros. Mientras emergía y caía
él atravesó las etapas de su vejez y juventud
entrando en remolino.

Oh, gentil o judío
que hacéis girar la rueda y miráis a barlovento,
pensad en Flebas, que antaño fue tan alto y hermoso como vos."

Fragmento de "La Tierra yerma", del poeta T. S. Eliot

Ha sido publicada en castellano como "A barlovento". Otras novelas de la Cultura comentadas en este blog:

Pensad en Flebas

Excession

El uso de las armas

No hay comentarios: